Inauguramos esta serie de entrevistas con miembros de la familia del club con Phil, exjugador del CRUC que vino desde su Bath (Inglaterra) natal a hartarse a placar con la camiseta del CRUC en la posición de zaguero.

Hoy le podemos ver y disfrutar de su compañía y su charla en el MASMAS++ (http://cdf.masmas.wtf/), la cafetería que regenta en la Avenida de Santa María, Castelldefels.

¿Cómo acaba un licenciado en matemáticas por la Universidad de Manchester jugando al rugby en Castelldefels?

Me enamoré de la gente de Barcelona mientras cursaba un año de Erasmus en la UAB. Al terminar mis estudios me di cuenta que mi etapa aquí no había hecho más que empezar y encontré un trabajo dando clases de conversación inglesa en I.E.S. Les Marines – así llegué a conocer a Castelldefels. Un día, viajando en tren, me pasó el grandullón de Asier, conocido exjugador del CRUC y cofundador del grupo Tibu-Ron, con el chandal de Castelldefels Rugby puesto y se me sembró la idea de volver a jugar.

¿Qué te llevó a comenzar a jugar al rugby? ¿te acuerdas a qué edad empezaste y dónde?

Nací en una ciudad de rugby y en los colegios a los cuales asistí  el rugby era sin duda el deporte por excelencia, así que con 7 años ya empezó mi aventura con este gran juego.

¿Cuántas temporadas jugaste en el CRUC? Y… ¿Cuáles fueron tus mejores y peores momentos?

Jugué 7 años muy memorables, en el cual hemos visto un crecimiento brutal del proyecto deportivo. Buenos momentos hay muchísimos: las giras; los famosos carnavales; el título de liga de 2009-2010; los terceros tiempos (sobretodo los que compartimos con el equipo de Vic – ¡algunos cuantos sabrán por qué!); el cuando empezamos a sustituir la palabra “gordo” por “fuerte”…y acabamos todos como unas focas en apenas meses. El peor para mi sin duda era la decisión de seguir jugando más de media temporada después de romperme la muñeca. Fue una tontería muy grande que llevó a mi retirada del campo y que sigo resintiendo hasta hoy.

Y de hacer placajes a poner cafés, ¿Qué te decidió a montar MASMAS++?

Pues justamente una conversación tranquila, cerveza en mano, con mi actual socio donde nos preguntamos “¿Qué hay para los jóvenes?” Éramos de la opinión de que cualquier proyecto dirigido hacia la juventud se hacía o con fines económicos en mente o de una manera que no conectaba de ninguna forma con las necesidades de los jóvenes. Entonces empezamos a hablar con ellos para preguntar qué querían en su ciudad y decidimos montar un espacio “por y para jóvenes”, una idea que evolucionó con la realización de que había muchísima gente adulta con espíritu joven que también quería dar uso al espacio.

Hablando de MASMAS++, son memorables las fiestas “fin de movember” que organizas, con sus históricas e histriónicas subastas de bigotes. Cuéntanos, ¿Qué es Movember? ¿Cómo surgió tu colaboración con ellos? Y… más importante ¿tendremos Mo-bros y Mo-sistas este año? 

Jajaja es cierto que las fiestas han ido yendo a más – hemos estado encantados de apoyar a una causa tan buena y tan divertida durante los años. Se trata de una organización, fundada en 2003, que conciencia a la gente sobre los problemas de salud masculino, recaudando dinero para la investigación sobre el cáncer de próstata y cáncer de testículos entre varias otras enfermedades. Nosotros empezamos a hacer nuestra parte dejándonos los bigotes en 2012, así uniéndonos a una iniciativa apoyada por muchos clubes de rugby y empresas en todo el mundo. Ya, después de 5 años haciendo Movember, este año estaremos mirando de poner la misma energía y diversión en apoyar a otros proyectos solidarios.

Si mal no recuerdo, el equipo Movember de MASMAS++ ha llegado a acabar por delante de monstruos como Pepsi en cuanto a recaudación para la lucha contra el cáncer de próstata y testicular, ¿Cómo puede ser que una banda de amigos, rugbiers en muchos casos, consiga recaudar más que toda un Pepsi España? ¿Tienes algún otro hito similar o algún momento de estos últimos Movembers que recuerdes con cariño o que te ilumine la cara con una risa solo de pensarlo?

Jajaja ¡Demasiados! Me gustaría agradecer a todo el club que tanto nos ha aportado durante los últimos Movember y sobretodo a Poppy, talonador del club,…y a su barba…y a su coleta… y al pelo de su pecho…Es un valiente que siempre nos ha permitido superar las cifras, año tras año.

Volviendo al Club, hace tiempo que no te vemos por tus compromisos laborales, pero… ¿Cómo te gustaría que evolucionase el club y que ideas aportarías para poder lograrlo?

Es todo un éxito que el crecimiento del club ha sido tan rápido desde que empezó. Con una evolución tan significante es muy complicado que no haya algún que otro obstáculo en el camino, pero creo que es fundamental en el deporte amateur que se cree una base sólida de sociabilidad, amistad, compromiso y diversión ante todo y por encima de los resultados. Los valores de rugby deben reinar en todas las categorías, y en todos los clubes exitosos que he tenido el placer de conocer tres cosas han estado al centro de su éxito: disciplina, respeto y diversión, no resultados.

Se comenta que tu última aparición en un campo de rugby fue haciendo de streaker en el pasado España – Rusia en el campo central de la Universitaria, en Madrid. Seguro que es un bulo al que no podemos dar ningún tipo de credibilidad, pero… ¿te gustaría desmentirlo por ti mismo? Hay incluso quien dice que ya la noche antes, y rodeado de un nutrido grupo de veteranos del club, se te vio fregando el suelo de un hostal madrileño con la misma no-ropa puesta, todo mentira, ¿verdad?

¿El hombre llegó a la luna? ¿Quién asesinó a JFK? Corren muchos rumores en esta vida y no soy nadie para desmentirlos. Dicho eso siempre me han enseñado que la cerveza y la desnudez inapropiada van juntas de la mano con el rugby jajaja También se ha oido decir que una familia alojada en el mismo hostal exigió que les cambiaran de planta por semejante forma extraña de limpiar, pero yo no sabría nada sobre el asunto en cuestión.

Phil, un placer poder charlar contigo y disfrutar de tu compañía y tu sempiterno buen humor!

¡un placer como siempre!

Por Fernando Rodríguez.